El diseño de empaques verdes continúa vigente, pero fuera de ofrecer un beneficio en la utilización de materiales reciclables o biodegradables, hoy en día se pone la mirada sobre la sostenibilidad del proceso completo.

almendras empacadas

Actualmente las exigencias de los consumidores hacia los empaques alimentarios son altas.

La seguridad e higiene se dan casi que por sentado, y la sostenibilidad forma parte de los requisitos para la industria, ya que se relaciona con temas como el reciclaje y eliminación correcta de los residuos.

Para Tetra Pak Andina desarrollar  envases verdes no es una novedad, ya que su enfoque estratégico para la sostenibilidad surge de la promesa de asumir una responsabilidad por proteger los alimentos a través de actividades de procesado y envasado, y a la vez, salvaguardar el entorno y los recursos naturales.

Riaño agrega: “buscamos el desarrollo de envases sostenibles a partir de materias primas renovables.

De ese modo estamos buscando que lo que hoy es 100% reciclable y hasta un 82% renovable, migre a un 100% de producción sostenible y renovable. Desde los bosques sostenibles certificados por FSC™, de donde extraemos la fibra de cartón, hasta el reemplazo del polietilenio, por bagazo de caña de azúcar”.

Lo que hoy es 100% reciclable y hasta un 82% renovable, migre a un 100% de producción sostenible y renovable.

No obstante, las investigaciones indican que también los materiales convencionales, como los plásticos clásicos, que pueden ofrecer ventajas medioambientales, si se considera todo el ciclo de vida de un producto mediante sistemas de reciclaje eficientes.

Pero hablar de sostenibilidad no es sinónimo de grandes inversiones, al menos así lo considera el vocero de Tetra Pak Andina para quien “es un mito pensar que la fabricación de envases verdes es más costosa”. Además, el aprovechamiento de los materiales posconsumo, suman una ganancia más

verde alimento

Son beneficios que repercuten en el consumidor.

El reto entonces para la industria de empaques es migrar a fábricas inteligentes y conectadas, que permitan un control estricto de todo proceso, así como de equipos estratégicos que planteen una hoja de ruta sostenible. En el mundo ya se implementan interfaces hombre máquina de manejo intuitivo, un sistema que informa inmediatamente las funciones incorrectas y proporciona información adicional sobre la causa posible y ayuda para solucionar fallos.