El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos – Invima, realiza inspección, vigilancia y control sanitario a más de 12.500 establecimientos, entre ellos 7.000 productores de alimentos y bebidas en todo el país.

inspeccion-de-carnes

Resultado de las visitas de IVC, el instituto emite diferentes conceptos: (i) “Favorable” cuando cumple a cabalidad cada uno de los requisitos sanitarios, (ii) “Favorable con observaciones” si no existe ningún factor que ponga en riesgo la inocuidad de los alimentos, pero existen requisitos mínimos pendientes por cumplir; y (iii) “Desfavorable” que implica una medida de seguridad sanitaria al establecimiento, ya sea de suspensión de trabajos o clausura del establecimiento.

Para facilitar este proceso, a continuación se presentan cinco claves para superar exitosamente una inspección sanitaria en una planta de alimentos y bebidas:

  • Conocimiento de la regulación sanitaria: todas las empresas productoras de alimentos y bebidas deben cumplir con los requisitos sanitarios exigidos, que incluyen aspectos como: instalaciones físicas, condiciones de saneamiento (abastecimiento de agua potable, manejo y disposición de residuos, control de plagas, limpieza y desinfección), equipos y utensilios, así como requisitos higiénicos de fabricación, almacenamientos y transporte.
  • Documentación: los establecimientos deben tener soporte del cumplimiento de la reglamentación sanitaria; de ahí la importancia de tener un sistema de calidad organizado y que responda a los requerimientos de la reglamentación.
  • Mantenimiento de los procesos bajo control: es indispensable identificar los factores de riesgo que afecten la inocuidad de los alimentos y establecer los controles necesarios para evitarlos, reducirlos y eliminarlos.
  • Capacitación del personal: la adecuada capacitación del personal previene posibles riesgos durante la manipulación y procesamiento de los alimentos. Todos los establecimientos productores de alimentos y bebidas deberán cumplir con un plan de capacitación de mínimo 10 horas en materia sanitaria.
  • Sistemas de gestión de la inocuidad: la implementación de sistemas de aseguramiento de la inocuidad como HACCP o ISO 22000; resulta fundamental al generar beneficios al productor y al mismo tiempo, garantizar productos seguros.
    El Invima como la autoridad sanitaria de los colombianos acompaña a todos los interesados en formalizar su actividad económica