Los empaques son el vínculo de comunicación con el cliente y una herramienta que, con innovación y marketing, puede consolidar una relación sostenible con el consumidor.

Hay empaques de la industria de alimentos que, por formar parte de campañas especiales y ediciones limitadas, se vuelven coleccionables o parte del día a día de los consumidores.

empaque-abre-facil

También, han proliferado opciones funcionales que permiten consumir los productos con mayor comodidad, conservando la mejor calidad del producto.

Omar Árias Martínez, gerente de servicio técnico para Latinoamérica de 3M, división de Cintas y Adhesivos Industriales, manifiesta que “en lo referente a empaque primario, la industria láctea y de cárnicos tienen nuevas propuestas orientadas a afianzar la comodidad y funcionalidad de sus empaques. Sin embargo, en términos generales, se sigue innovando mucho en desarrollo de sistemas resellables y abre fácil, que eliminan la necesidad de contenedores o métodos de resellado complementarios para el consumidor”.

Estas optimizaciones y cambios vienen normalmente acompañados de la respectiva actualización tecnológica de los procesos, lo que demanda una maquinaria moderna y automatizada.

empaque-abre-facil

Los empaques también generan experiencias y conexiones entre el consumidor y la marca a largo plazo. Encajan en la vida de las personas ocupadas que prefieren calentar los alimentos en el microondas; son llamativos, estéticamente hablando, y visibles.

Hay algunas tendencias que se destacan: los empaques con propósito, que tiene relación con una causa social; está la tendencia on the go, la cual, según un informe de Mintel, es una de las más fuertes en la actualidad y en la que el consumidor está buscando empaques personalizados para llevar comidas preparadas, alimentos congelados o precocidos.

empaque niños

De otro lado, están los empaques divertidos, que además de envolver un alimento, se convierten en un juego, sobre todo para los niños.

Finalmente, están los empaques inteligentes que se emplean para proteger el producto pues indica, mediante señales de color o etiqueta, que el producto no es apto para consumo.