Los lácteos son quizás una de las categorías de mayor innovación en la industria de alimentos y bebidas en Colombia.

Esta es una mirada a cómo se percibe a sí mismo un sector que cada año repunta en lanzamientos.

leche-queso

Colombia es el cuarto productor de leche en América Latina, con un volumen de más de 6.700 millones de litros anuales, superado sólo por Brasil, México y Argentina.

Según Fedegan, la calidad de lo que se produce en el país contiene porcentajes de proteína y grasa superiores a los de importantes productores mundiales como Nueva Zelanda, Alemania, Suiza, Canadá y EE.UU.

No obstante, el consumo de leche en el país continúa por debajo de lo esperado.

Según Jorge Martínez, director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Procesadores de la Leche – Asoleche, en Colombia se consumen 140 litros por habitante al año, 30 litros por debajo de lo recomendado por la FAO.

niño tomando leche

“Realmente hay espacio para crecer. Esto tiene que ver con el poder adquisitivo de los consumidores. La situación puede mejorarse en la medida que la economía de los colombianos repunte, y se hagan campañas en promoción al consumo de leche”, asegura.

En su opinión, es precisamente la innovación, la pieza fundamental para que el sector lácteo cree productos con valor agregado, que le permitan expandirse a los distintos mercados, en donde hace presencia la leche y sus derivados.

En Colombia se consumen 140 litros por habitante al año, 30 litros por debajo de lo recomendado por la FAO.

quesos pan leche

“Los más recientes hitos en innovación lechera ocurrieron en los últimos 25 años. A finales de los 90 se presentan las principales innovaciones en materia de procesos de ultra pasteurización, y el envase aséptico, lo que permitió que la leche dejara de ser un producto perecedero a tener una larga vida útil, estando fresco de manera más prolongada.

En los últimos 17 años la tendencia ha sido hacia los lácteos funcionales, categoría en la que han aparecido productos cuyas cualidades mejoran la salud, más allá de la nutrición. Se han desarrollado yogures o bebidas fermentadas con beneficios para los sistemas gastrointestinal e inmune, así como con aditivos propios de otro tipo de bebidas, como el aloe.

Otro segmento con potencial es el quesero. Para el Director Ejecutivo de Asoleche, tiene mucho por avanzar, tanto en frescos como madurados.

“Hay todavía un gran desarrollo pendiente. La producción de leche en Colombia es informal
en un 50%, prácticamente la totalidad corresponde a la fabricación artesanal de queso”.