IA limentos preguntó a los especialistas del sector cuales son los retos que enfrentará la industria en el 2014 y entre los más destacados se encuentran: la normativa internacional, el contrabando y un mal vecindario para hacer negocios.

Al planear esta edición IAlimentos preguntó a los especialistas del sector cuáles son los retos más importantes que deberá enfrentar la industria de alimentos del área andina este año y entre los más notables se encuentran:

En primer lugar, los países del mundo están expidiendo algunas normas con base en argumentos políticos que buscan proteger las industrias nacionales, y otras con base en argumentos sanitarios, en las que por lo general se culpa a los alimentos de un problema que tiene múltiples causas, la obesidad. A este respecto, las compañías de la región avanzan en un trabajo arduo para convencer al consumidor de que su salud no está determinada por los alimentos que ingiere, sino por todos sus hábitos de vida.

En segundo lugar, aunque la industria se ve obligada a cumplir múltiples controles, los países siguen recibiendo productos importados que no cumplen con la reglamentación, el mercado está inundado de alimentos de contrabando y no hay acciones concretas para superar el problema.

Para finalizar, la región andina es un mal vecindario para los negocios: con respecto a Venezuela, las acciones de las compañías de alimentos es literalmente un riesgo, el país no tiene estabilidad jurídica para los negocios. Por otro lado y paradójicamente, Ecuador alega que la balanza comercial es deficitaria por culpa de Colombia, sin embargo, en alimentos resulta que la demanda es superavitaria para ellos. Perú en cambio, es un país que permite un intercambio comercial fluido.

El 2014 llega con un panorama incierto en el que no se harán esperar las preocupaciones, sin embargo, será un buen año para aprovechar las oportunidades y comprobar una vez más lo dicho por el científico más importante del siglo XX. “En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento. Albert Einstein.