Los almidones modificados han sido usados por años para impartir propiedades funcionales a los alimentos y es donde  en el complejo mundo de la textura, las sensaciones tienen un papel determinante. El reto de los desarrolladores es crear nuevas texturas para agradar al paladar, la vista o el tacto.

Precisamente, uno de los ingredientes más versátiles que existen en la actualidad es el almidón, y es gracias a las modificaciones y bases del cual proviene que se puede ofrecer una amplia gama de texturas y funcionalidades. Comúnmente se piensa en el almidón como un espesante, sin embargo gama de texturas que ofrece va más allá de cualquier necesidad.

Generalmente esta  línea de productos es adecuada para otorgar un efecto estabilizante, además de proporcionar excelente retención de humedad, cohesión y mejorar la viscosidad. Se emplean en productos cárnicos, lácteos, salsas, aderezos, postres, empanadas, productos fritos y productos horneados.

Por eso es cada vez más importante que Los fabricantes se enfrentan a un desafío complejo, al tener que elegir ingredientes que sean específicamente adecuados para la categoría de alimentos secos o deshidratados. Esto requiere que las características de los ingredientes incluyen alta solubilidad, capacidades de estabilización y textura y bajo nivel de humedad y prevención del apelmazamiento.

¿Cuáles son los factores que determinan la textura que imparte un almidón?

  • Base que lo conforma: la composición que tiene la base de la cual creamos un almidón será determinante para la textura que nos aporte.Esta puede ser de maíz dentado, maíz waxy, tapioca, sago, arroz, papa, entre otras.
  • Modificación recibida: el grado y tipo de modificación que ha recibido un almidón  influyen en la viscosidad, corte, brillo y estabilidad. Dentro de las modificaciones principales encontramos: entrecruzado, estabilizado, acidificado, oxidado.
  • Tipo de secado: la estructura que adquiere el almidón al ser secado por medio de tambor contra un secado por aspersión, será diferente. Aquí podemos generar texturas lisas o rugosas.
  • Proceso al que será sometido: un almidón puede desarrollar diferentes texturas al ser sometido a procesos mecánicos de diferente intensidad, una textura rugosa, por ejemplo, puede convertirse en lisa ante un mayor tratamiento mecánico.

Los almidones alimenticios modificados ofrecen una amplia variedad de calidades para diferentes productos, teniendo gran aceptación en los consumidores, Química Aromática, distribuidores de materias primas e ingredientes cuenta con una línea especializada para snacks, confitería y chocolatería para cada aplicación y las necesidades de su proceso. Si desea más información de texturas y sabores diligencie el siguiente formulario.