En una planta de alimentos la contaminación del ambiente y los alimentos puede provenir de un mal manejo de temperatura o incidir en el diseño de cuartos fríos. Mediante una adecuada construcción y mantenimiento , los productores, empacadores y expendedores pueden reducir sustancialmente el costo y riesgos proveniente del uso de este tipo de estructuras.

¿Por qué planear cada detalle antes de construir cuartos fríos?  

Aunque la planeación y construcción de un cuarto frío tiene un  costo inicial alto, puede ser más económico que otras estructuras de su planta. Un sistema de refrigeración puede asemejarse a una bomba que mueve calor de una parte a otra.  Tenga en cuenta las recomendaciones para un diseño y òptimo y efectivo:

La capacidad de enfriamiento y la de almacenamiento dependen del tamaño de la estructura y de la capacidad del sistema de refrigeración, así que  es básico determinar la cantidad de producto que se desea enfriar y almacenar.

El tamaño correcto de refrigeración es determinada por tres factores, el primero es el volumen de producto y su empaque, a mayor cantidad de producto, mayor será la unidad de refrigeración.

El segundo factor es el tiempo mínimo requerido de enfriamiento desde el comienzo al final del mismo. Enfriar una carga de producto en dos horas, en vez de hacerlo en cuatro horas, puede requerir dos veces la capacidad de refrigeración  y el costo del consumo de energía puede ser tres veces el inicial o más.

El  tercer factor está determinado por la naturaleza del diseño de la unidad de refrigeración de cuartos fríos.  Se aconseja construir un espacio de almacenamiento suficiente para mínimo un día de productos  perecederos. El costo por metro cuadrado disminuye y la eficiencia del consumo de energía aumenta con el tamaño del cuarto frío.

Recuerde que las puertas son la parte más crítica de un cuarto frío.Las puertas mal construidas o en mal estado ocasionan grandes pérdidas de energía.

En general estas deben tener mucho más material aislante que las paredes y deben poseer bandas plásticas para reducir la posible filtración de aire caliente a la estructura.

Ubicación de ventiladores: El movimiento de aire en el interior del cuarto frío, ayuda a conducir lejos del producto. Los recipientes deben estar diseñados para permitir suficiente circulación de aire, mejorando el valor del enfriamiento y almacenando cada producto en la temperatura óptima.

Control de la humedad con aislantes: con excepción de muchas espumas plásticas, que son a prueba de agua, todos los materiales aislantes deben ser usados junto con una adecuada barrera contra el vapor. Esto evita que el aire del refrigerador  sea reemplazado por agua y el desempeño del aislainte disminuya.

Las características de la cadena de frío pueden variar considerablemente según el tipo de material; por lo cual se recomienda evaluar la eficiencia para la conducción y mantenimiento de la cadena de frío, antes de elegir precios.

 


Grivan ingeniería, expertos en refrigeración industrial cuenta con mas de 25 años en el diseño, fabricación y mantenimiento de sistemas para refrigeración industrial en cadenas que requieren ambientes controlados. Si desea mas información diligencie el siguiente formulario.