Gracias al estudio realizado acerca del olfato, los investigadores estadounidenses Richard Axel y Linda Buck, ganadores del Premio Nobel de Paz en 2004. Se pudo comprobar que los seres humanos podemos recordar unos 10.000 olores distintos e incluso que estos nos pueden llevar a recordar el pasado.

En el mismo estudio, los científicos norteamericanos concluyeron que el olfato es el sentido más emotivo, el argumento presentado es que aun sin analizar la información que recibimos de un olor en particular, se obtiene inmediatamente una sensación cuando olemos algo.

El principal objetivo de toda marca es tener un óptimo posicionamiento en el mercado. Para esto, existe una herramienta de gran ayuda, el marketing sensorial, una idea que consiste en estimular los sentidos a través de olores, colores, texturas, sabores, sonidos o temperaturas.

Entre los elementos más importantes para que una marca sea reconocida por el público está la recordación. En la actualidad, la tendencia que ha demostrado efectividad y confianza es la incentivación de los sentidos.

A través de los sentidos, los clientes construyen sus propias experiencias y posteriormente pueden valorarlas, es un indicador del aumento en el consumo y mayor afluencia al lugar.

Tanto así, que los impactos sensoriales generan un recuerdo fijado y ligado a las emociones, razón suficiente para tener en cuenta, porque un producto con excelente sabor siempre es preferido y genera posicionamiento.

Entre los sentidos, el olfato es el que produce mayor recordación debido a que el olor llega hasta la parte baja del cerebro que es la encargada de generar recuerdos y emociones.

Aromasynt es un asesor en Ingeniería de Alimentos y proveedor de ingredientes innovadores de la mejor calidad, a partir del desarrollo de sabores únicos y especiales para estimular los sentidos.

Si requiere más información acerca de los servicios que presta Aromasynt diligencie el siguiente formulario