Menu

Este sitio web utiliza cookies para optimizar navegación, adaptarse a preferencias de publicidad, realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies

Tres alternativas para evitar el uso de azúcar en la industria

El azúcar es un ingrediente que poco a poco ha ido dejando de ser atractivo para el consumidor, sobre todo para aquel que busca un estilo de vida saludable. En su lugar toman fuerza otros edulcorantes que son usados como substitutos, ya que son de bajo contenido calórico y glicémico. Estos son los más utilizados:

Sacarina

El bajo costo, la buena estabilidad térmica y una larga vida útil han hecho popular a la Sacarina, un compuesto químico que es de 200 a 700 veces más dulce que el azúcar y no contiene calorías o carbohidratos.

Cuando se combina con otros edulcorantes, la sacarina mejora la estabilidad y dulzura de un producto durante un largo período de tiempo. El sustituto se utiliza en la fabricación de alimentos sin azúcar y bebidas tales como bebidas de jugo de frutas, productos horneados, goma de mascar, caramelos, coberturas de postres y frutas enlatadas. También se utiliza como endulzante de mesa en forma tanto granular como líquida.

Sucralosa

La sucralosa se deriva de la sacarosa, y es valorada por no tener un post-sabor amargo y una fuerte estabilidad térmica, lo que la convierte en un gran sustituto en productos horneados. Es 600 veces más dulce que el azúcar, y, como la sacarina, no añade calorías. Debido a su dulzura intensa, la sucralosa se mezcla a menudo con otros ingredientes edulcorantes tales como dextrosa o maltodextrina para equilibrarla.

Aspartamo

El aspartamo, un edulcorante bajo en calorías, tiene la propiedad única de estar completamente descompuesto en sus componentes dentro del cuerpo humano. Estos componentes, que incluyen aminoácidos, ácido aspártico y fenilalanina, son seguros y comúnmente encontrados en otros alimentos.

El aspartamo es 200 veces más dulce que el azúcar y se utiliza como un edulcorante de mesa, así como en la goma de mascar y los cereales. A menudo se mezcla con otros edulcorantes para reducir su amargo post-sabor, pero no es estable al calor y pierde su dulzor cuando se calienta.

Noticias de interés

Cinco tendencias en alimentación para 2017

¿Cuál será la nueva estrategia de las grandes multinacionales de alimentos?

Lanzamientos de Alpina en 2017 apuestan por el bienestar