Menu

Este sitio web utiliza cookies para optimizar navegación, adaptarse a preferencias de publicidad, realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies

Capacite a su personal en inocuidad e higiene

La industria alimenticia tiene la responsabilidad con los clientes y el público en general de capacitar a sus empleados en inocuidad, con el fin de que realicen buenas prácticas y procedimientos adecuados cuando manipulan los alimentos, evitando cualquier tipo de contaminación.

Es importante que esta capacitación se realice en un lenguaje ameno para todos los trabajadores antes de comenzar a desempeñar su labor dentro de la planta. Luego este conocimiento debe ser reafirmado con programas de entrenamiento periódicos. Los signos con imágenes de buenas prácticas son un buen método para reforzar la capacitación. Se deben exhibir en áreas donde es necesario que sean aplicadas.

Recuerde que los trabajadores pueden transportar patógenos internamente y sobre sus manos, piel y cabello. Por eso, en primera medida se debe promover la higiene personal para evitar contaminar accidentalmente los envases de comida, el agua, otros trabajadores, entre otros, trayendo como consecuencia que los alimentos transmitan enfermedades a los que lo consumen.

El pelo en los alimentos puede ser una fuente de contaminación microbiológica y física. De ahí que los empleados deban usar redes de pelo, cubiertas de barba y blusas de manga larga para asegurar la integridad del producto alimenticio. Los uniformes limpios, delantales y otras prendas exteriores ayudan a minimizar la contaminación.

Durante el trabajo, es importante que la ropa se mantenga en buen estado y limpia. Los artículos personales deben ser almacenados en un área de vestuario o sala de descanso que se encuentre lejos de las áreas de procesamiento.

No se debe permitir el uso de joyería dentro de la planta, ya que algún elemento de estos puede caer en el producto y representar un riesgo para el consumidor. Además, los empleados deben usar blusas de diferentes colores cuando pasan del área de elaboración sin procesar al establecimiento de procesamiento cocido, ya que así se mantiene la inocuidad en cada espacio. Para esto, deben pasar por un baño de pies desinfectante, ya que así se eliminan las bacterias de los zapatos.

Ningún empleado que presente alguna enfermedad transmisible o de contaminación microbiológica deberá trabajar en cualquier espacio donde haya una posibilidad de que los alimentos o ingredientes alimentarios puedan ser contaminados. El síntoma principal de una enfermedad transmitida por los alimentos es la diarrea. Otros síntomas incluyen fiebre, mareos, vómito y dolor de garganta. No se debe permitir que los empleados trabajen alrededor de la comida con estos síntomas.

La inocuidad es el elemento infaltable para que una planta funcione correctamente y sin contratiempos. A la vez, es la carta de presentación más importante que tiene la industria para estar en el mercado, ya que asegura que los productos lleguen al consumidor con todos los estándares de salubridad y calidad necesarias y reguladas por ley. De esta forma se fidelizan los clientes y se asegura el crecimiento de la compañía.

Imagen: Alexánder Sánchez

También le puede interesar:

Santa Clara lanza su Pan de Antaño

Decomisan más de 2.700 kilos de Carne en Neiva

Tradercol Ingredients celebra 11 años en la industria alimenticia