Menu

Este sitio web utiliza cookies para optimizar navegación, adaptarse a preferencias de publicidad, realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies

Innovadora propuesta para el envase de frutas

Investigadores de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán de la UNAM desarrollan envases para frutas y hortalizas a partir de compuestos naturales comestibles, que permiten liberar sustancias antifúngicas para evitar la degradación de los frutos por acción de los hongos.

Este proyecto surge de la necesidad que tiene el país como gran productor de frutos y hortalizas en donde más del 45% de estos alimentos se pierde por mal manejo, mala conservación y mala manipulación, desde que el productor llega al consumidor, dijo María Andrea Trejo Márquez, investigadora titular del proyecto.

La vida de los frutos frescos, aseguró la investigadora, se puede alagar de cinco a siete días e incluso a 10. Además, añadió, otros materiales con los que estos envases pueden crearse son carboximetilcelulosa, alginato de sodio y grenetina, los cuales también sirven para aglutinar el compuesto antifúngico.

El envase consiste en recubrimientos que una vez aplicados se adhieren al producto, son recubrimientos muy delgados, es un envase individual para el fruto u hortaliza.

El envase se aplica por inmersión del fruto en la solución para que se forme el recubrimiento o por aspersión si se trata de un alimento delicado, después de dejarlo secar queda la capa y en ambos casos al estar la solución en contacto con el fruto, empieza a liberar el compuesto antifúngico.

Los compuestos son aptos para el consumo humano y no desprenden sabor ni aroma ni compuestos tóxico.

Actualmente se encuentran en etapa de elaboración de prototipos, para luego aplicarlos a nivel planta piloto, antes de presentarlo a productores y comercializadores de alimentos.

Hasta el momento, se han hecho pruebas satisfactorias en fresas, frambuesas, zarzamoras, moras, chirimoyas, mangos (de variedades: kent, keitt y ataulfo); en hortalizas como calabaza, pepino y en frutas como ciruelas, naranjas y limón.