Menu

Este sitio web utiliza cookies para optimizar navegación, adaptarse a preferencias de publicidad, realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies

Nuevos mercados, un impulso a la inocuidad

Apr 06 1:27 PM

La Industria de Alimentos colombiana ha avanzado en materia Food Safety. El país subió 2.2 puntos y es el número 49 de 113 países calificados por el índice Global de Seguridad Alimentaria.

En 2015, un informe del Instituto Nacional de Salud (INS) reveló que en Colombia se presentaron 11.783 casos de Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA). La cifra alertó al Ministerio de Salud, entidad que desde entonces empezó a promover la campaña Alimentos seguros del campo a la mesa, que buscó generar conciencia sobre la importancia de conservar la inocuidad en cada uno de los puntos de la cadena de suministro.

Estudios recientes, muestran avances en la materia. Colombia ha subido 2.2 puntos en el Índice Global de Seguridad Alimentaria 2016 -en el cual se destacan los ítems de calidad e inocuidad de los alimentos- que genera la Unidad de Inteligencia (EIU) de The Economist con el apoyo financiero de DuPont.

Y es que, las empresas colombianas están motivadas en conocer e implementar nuevos requerimientos de inocuidad y una de las razones principales es conquistar más destinos de exportación. Ruth Dallos, líder técnica de 3M Food Safety/Microbiology, dijo a IAlimentos que las empresas de la industria están interesadas en conocer más, por ejemplo, de la Ley de Modernización de la Inocuidad Alimentaria FSMA, indispensable para exportar a los Estados Unidos, “donde no solo deben controlar los aspectos relacionados con la inocuidad de su empresa sino la de sus proveedores, pues se exige un mayor control de toda la cadena productiva para lograr cumplir con los estándares exigidos”.

Si lo vemos desde el área de microbiología, las empresas están comenzando a buscar tecnología de punta que les permita cumplir con los estándares exigidos y que den resultados en el menor tiempo posible y con una mayor confiabilidad. “Esta es la razón por la cual las empresas están migrando de las técnicas tradicionales que requieren más mano de obra y tiempo, a métodos rápidos”, agrega la experta.

La trazabilidad, que integra a todos los eslabones de la cadena de producción de alimentos, es una exigencia para entrar a los mercados internacionales. Esta permite tener control del producto desde que es materia prima, hasta que se distribuye a los supermercados y tiendas donde compra el consumidor final. La capacitación gremial y exigencias y rigurosidad de entidades como el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, además del INVIMA, son clave para llegar a esa integración de prácticas inocuas en los alimentos, tanto para consumo local, como internacional.

Costos y manejo de personal

Un obstáculo para alcanzar la inocuidad es que se requiere de una inversión considerable para lograr adecuar la infraestructura de las plantas y los equipos con diseños sanitarios; capacitar a las personas; realizar las pruebas de laboratorio tanto físico-químicas como microbiológicas; entre otros factores.

Otro de los retos es lograr comprometer al capital humano con la inocuidad de los alimentos. “Definitivamente desde una perspectiva preventiva y no reactiva”, explica Dallos.

Apoyo a la carne bovina colombiana tipo exportación

Con el fin de aumentar la exportación de carne bovina a grandes mercados como: Estados Unidos y la Unión Europea, el Invima entró en la etapa de implementación del proyecto Mejoramiento del sistema nacional de control e inocuidad de alimentos de consumo nacional y exportación bajo un enfoque de riesgo nacional en Montería, para cumplir con los estándares sanitarios más exigentes del mundo.

Durante la iniciativa, la entidad trabajará con las plantas tres componentes principales: fortalecimiento del sistema de inspección y verificación en plantas, caracterización de peligros biológicos y peligros químicos.La capacitación gremial y exigencias y rigurosidad de entidades como el ICA, además del INVIMA, son clave para llegar a esa integración de prácticas inocuas en los alimentos.